Qué hacemos

La práctica de MLAB va más allá del Derecho de la Unión Europea y de la Competencia.

MLAB también viene asesorando y defendiendo a las empresas y demás operadores económicos en otras áreas como el Derecho Regulatorio (telecomunicaciones y audiovisual, energía, transporte, tabaco, juego, etc.), la Competencia Desleal y la Propiedad Intelectual e Industrial, frente a los problemas y ante las oportunidades planteados por su actuación en el mercado y la de sus competidores, suministradores y clientes, o por las intervenciones de los poderes públicos.

Dada su especialización y experiencia de más de treinta años en todas estas áreas, MLAB está particularmente preparado para el asesoramiento y defensa de las empresas en todos los ámbitos de actuación de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), tanto en materia de Competencia como de Supervisión Regulatoria.

Las restricciones a la competencia creadas por las conductas de las empresas (acuerdos, abusos, concentraciones…) así como las trabas a la actividad económica resultantes de la intervención pública en los mercados (ayudas de Estado, obstáculos a la producción o a los intercambios…), ocupan la parte más importante de nuestra práctica.

MLAB representa y defiende a sus clientes ante cualquier institución o tribunal, español o de la UE.

La aplicación privada del Derecho de la Competencia, en pleno desarrollo jurisprudencial y normativo -en particular en materia de resarcimiento de los daños causados por las infracciones-, es un campo en el que la Firma tiene también una destacada presencia.

El arbitraje, en éstas y en otras materias, ocupa un creciente espacio en nuestra actividad.

Para responder a las necesidades cada vez más globales de nuestros clientes, una amplia red de contactos con los más prestigiosos profesionales del mundo nos permite ofrecerles en numerosos países servicios jurídicos con el mismo nivel de excelencia.

Empresas y asociaciones empresariales son los clientes más numerosos de la firma, pero MLAB ha asesorado también a colegios profesionales, entidades de gestión, federaciones y ligas profesionales de diferentes sectores.

En varias ocasiones, los servicios del despacho han sido requeridos por instituciones y organismos de la Unión Europea, del Estado y de las Comunidades Autónomas.